El mundo está hambriento de tu regalo de gratitud

 


Cuando miro hacia atrás los dos últimos años, tengo una sensación de asombro y admiración por lo que ha ocurrido en mi vida personal, la vida comunitaria de nuestro movimiento, nuestra nación y nuestro mundo. No todo ha sido maravilloso, y no todo ha sido fácil. No todo ha ido conveniente. Si hubiese sabido de antemano lo que serían algunas de estas experiencias, tal vez no lo hubiese deseado. Al vivir algunos de estos acontecimientos, no sentí necesariamente gratitud, aprecio o asombro. Al contrario, experimenté lucha, resistencia y confusión. 

 No obstante, lo que también es cierto es que en todo momento había algo o alguien hermoso, servicial e inspirador en cada paso del camino, sin querer algo a cambio. Al igual que el aire que respiraba, la ropa que vestía, había una palabra de ánimo o un gesto de bondad. 

 Solía pensar en la gratitud como la emoción que siento cuando recibo algo que deseo o necesito. Es bueno y apropiado expresar un sentimiento como este. Cuando alguien me dio algo sin querer nada a cambio, esto transformó mi idea acerca de la gratitud. 

Cuando era un joven estudiante de música, no tenía los fondos para pagar $1000 para el instrumento que necesitaba. Fue un momento muy estresante y corría el riesgo de no poder seguir el ritmo de los demás estudiantes. Un empresario local se enteró de mi situación y financió mi matrícula y la compra del instrumento. 

 Fui a preguntarle al empresario qué podía hacer a cambio - recuerdo la mirada en su rostro – “nada”, es todo lo que dijo. Estaba agradecido por el apoyo y, aún más importante, su generosidad me dio un aprecio general y humildad, porque no podría esperar ese regalo. Y no se me pedía nada a cambio. 

Quería recordar ese sentimiento. Y lo he hecho. Principalmente, me ha ayudado a prestarle atención a las muchas maneras que la vida me apoya sin pedir nada a cambio. También me ha ayudado a ser generoso sin buscar nada a cambio. Me ha ayudado a vivir, ya que sé que hay un poder para el bien en el universo que fluye a través mi, al igual que fluye a través de todos. No solo en los tiempos buenos, sino en todo momento. Cuando recuerdo tomar una pausa, respirar, buscar lo bueno, reconocer y agradecer los pequeños milagros que siempre están presentes, esta práctica me ayuda a seguir adelante, incluso cuando no puedo vislumbrar el otro lado. 

Cuando aprecio el bien que observo, no estoy ignorando las dificultades reales, ni mis necesidades, ni las inmensas tragedias del mundo o las dificultades que experimenta la gente. Me estoy acostumbrando a ser consciente de las cosas más simples que hacen de la vida el misterio que es. Esta costumbre ha desarrollado en mí una actitud de agradecimiento que siento aun cuando no sé qué, cuando, cómo es el regalo o de dónde podría venir. 

Bendiciones,

Dr. Edward Viljoen, líder espiritual

Centros para la Vida Espiritual




No te lo pierdas, síguenos para leer la parte dos de esta serie en tres partes.

Cómo un ratón muerto hizo que dejara de quejarme durante casi todo un día

 


Conocí hoy a una señora cuya sonrisa no concordaba con el resto de su rostro. Estaba cobrando la entrada de un parque nacional, tal vez ya había soportado todo lo que podía soportar del interminable desfile de turistas con sus preguntas, así que la sonrisa de plástico era todo lo que podía manejar con autenticidad. Tal vez simplemente hacía demasiado calor. Tal vez esa era su verdadera y auténtica sonrisa. O tal vez yo solo estaba malhumorado y criticón porque el día anterior tuve otro de esos encuentros de "calidez profesional" en la tienda de Apple. Ya había tenido todo lo que podía soportar del mundo y estaba proyectando mi sistema de creencias sobre la señora de la ventanilla. 

 De camino al parque, oí el sonido de mi teléfono inteligente avisándome que tenía un correo electrónico. Para mi sorpresa, mi energía se disparó al considerar las posibilidades de responder a la invitación que acababa de recibir de la Tienda Apple para hacerles saber cómo había sido mi experiencia de compra allí. Estaba vertiendo palabras en el correo electrónico de respuesta, en mi mente, hasta el punto de que dejé de fijarme en el paisaje desértico único, espectacular y resplandeciente por el que me conducía. Iba a hacerles saber, de la manera más educada posible y a la vez más directa, que no había disfrutado de mi experiencia. Empecé a elaborar las frases exactas que utilizaría para disfrazar mis críticas con un lenguaje de comunicación razonable y no violento, de modo que saliera con la razón y al mismo tiempo fuera reflexivo y no violento. 

 Casi interrumpido 

 Mi compañero de viaje estacionó el automóvil donde íbamos a caminar tres millas en el calor de 60 grados del desierto y listos para una aventura. La parada del motor casi interrumpió la composición del correo electrónico en mi cabeza. Sin embargo, pude atenerme a mi pensamiento: había otro punto válido que necesitaba hacer. Abrí la puerta y, al poner el pie en el polvo del desierto, observé allí mismo un ratoncito del desierto muerto que debía de haber expirado recientemente, quizá por el calor, por causas naturales o bien por causas humanas. 

 A partir de ese momento, dejé de quejarme en mi cabeza, casi durante todo el día, porque allí, ante mí, en el polvo, había algo hermoso, con una colita tupida en su destino final en este mundo. Se me ocurrió lo breves que son algunos encuentros y que yo podría ser el único testigo de este conmovedor instante, el testigo que casi se perdió el momento porque estaba redactando un correo electrónico de queja; porque no le gustó la forma en que le habló un empleado. 

 En el desierto, mientras caminábamos, ahora con mi mente enfocada en la suerte de estar vivo, en la capacidad de caminar, de ver, con tanto privilegio, con más de un día, o una semana, o un mes de vida, comencé a ver el desierto. 

 Me fijé en un manantial, a no más de unos pocos centímetros, que creaba un mundo microbiológico de insectos de movimiento imposible. También me fijé en las abejas. Las abejas, en las profundidades del paisaje seco, zumbaban alrededor de pequeños puntos húmedos de una forma que me pareció alegre. Imaginé lo feliz que sería yo también al encontrar agua en ese lugar en un día como este. 

 Frágil y hermoso 

 En el lecho de un río seco, un árbol que no era de esta zona -probablemente arrastrado por alguna inundación repentina- estaba encajado entre las rocas del desierto. Parecía fuera de lugar. Al igual que el ratoncito, había llegado a su fin sin que casi nadie se diera cuenta. Divisé un insecto y me maravillé de su buena o mala suerte por tener una parte trasera que parecía una frambuesa. Era la única cosa de ese sorprendente color en todo el desierto que podía ver, y se movía con suficientes movimientos erráticos como para evitar lo que fuera que lo considerara comida. Una serpiente, envuelta en un arbusto seco y recién quemado, esperaba pacientemente a que el sol pasara por detrás de la montaña para aliviar un poco el calor y poder llegar a su destino. Y lo más sorprendente, un colibrí. Varios. En el desierto. Sin una flor, ni un aspersor, ni un comedero de néctar colgante en tres millas a la redonda. 

 No, había algo igualmente sorprendente, más que los colibríes. En una curva del lecho seco del río, había un charco, resultado de un lento goteo de alguna fuente subterránea, que con el tiempo acumuló suficiente agua para tener unos 30 centímetros de profundidad. Era una invitación para que el desierto acumulara toda la vida posible en ese lugar. En el charco, en el fondo, manteniéndose bastante quietos, había dos insectos del tamaño de los escarabajos. De vez en cuando, uno salía disparado a la superficie del agua turbia, tomaba aire y se apresuraba a volver con quien supongo que era su pareja. Incluso si solo eran amigos, me maravillaba cómo podía ser que en las profundidades del sediento desierto, en un charco que está aquí hoy y desaparecerá mañana, estos dos pudieran encontrarse y hacer lo que necesitan para expresar sus anhelos vitales. 

 Parecía tan frágil y tan hermoso. Casi me lo pierdo todo. 

 Me pregunto, ¿cuánto me pierdo por ser impaciente, creerme que merezco más que los demás, o ser miope? 

 Hoy, me detendré con más frecuencia para darme cuenta de mi alrededor. 

 Hoy, prestaré atención a lo que tiene corazón y significado.

Bendiciones,

Dr. Edward Viljoen, líder espiritual

Centros para la Vida Espiritual

Acknolwedgement

Entradas Populares