El tratamiento se ocupa del pensamiento

Para ver este video en YouTube, haz clic aquí.

Este mes, estamos explorando el método de oración que usamos en nuestro movimiento, el cual se llama tratamiento espiritual mental porque es algo que hacemos en nuestras propias mentes. Nuestra forma de oración no se envía, transmite o dirige hacia ninguna parte, sino que es un proceso para llegar a la claridad acerca de la verdad de nuestra naturaleza espiritual. Cuando oramos, las palabras que formamos en nuestras propias mentes deben de ser simples, sencillas, sinceras y serenas.

Para comenzar un tratamiento espiritual mental, siéntate en silencio y describe lo que es la Divinidad para ti mismo/a de una manera que se sienta auténtica y clara. Después, describe tu relación con la Divinidad. A continuación, trata de imaginar cómo la Divinidad te ve a ti, y regocíjate en ello. Todo lo que falta es recordar que tú y yo no le damos poder a la oración, más bien hay una Ley de la Mente que es espiritual y que actúa sobre nuestros pensamientos. Esto debe aliviarnos de cualquier sentido de esfuerzo.

La semana que viene exploraremos el papel de las afirmaciones y de las negaciones en la oración.

Saludos afectuosos,
Edward Viljoen


Tú eres una estación transmisora espiritual

Para ver este video en YouTube, haz clic aquí.

¿Alguna vez te detuviste a pensar que eres una estación transmisora mental y espiritual, y que salen mensajes de ti en varias direcciones quizás incluso mientras duermes; mensajes que tienen una influencia en tu entorno y en la gente que te rodea?

Y como todo se mueve en círculos, los mensajes que transmites regresan a ti. Se nos ha dicho que la atmosfera mental de un hogar puede influir en el perro, el gato o en el canario hasta el punto de que se vuelven neuróticos cuando están rodeados de infelicidad o crítica.

Hay un lugar donde nuestros cuerpos físicos empiezan y terminan, pero la mente no tiene esas limitaciones, y nuestros pensamientos penetran a nuestro alrededor. Todos somos estaciones transmisoras, aunque lo sepamos o no. Nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, nuestra fe y nuestros temores, tienden a dejar una impresión en nuestro ambiente. También somos estaciones receptoras, pero no necesariamente tenemos que sintonizarnos con cada programa que está transmitiendo.

—Dr. Ernest Holmes, Viviendo la Ciencia de la Mente



Acknolwedgement

Entradas Populares